SEVEL URUGUAY S.A nació en el año 1984 como representante de la marca Fiat y licenciataria para el ensamblado de sus productos en Uruguay. A tales efectos, la empresa se instaló en el departamento de Canelones en la localidad de Paso Carrasco, donde tenía su planta de armado.

El reducido mercado uruguayo en conjunción con la inexistencia de materia prima nacional se tradujo en que la planta industrial haya sido considerada más como ensambladora que como armadora de automóviles, al estilo de otros países de la región.

A la importación de C.K.D, principalmente de origen brasileño, se agregaban componentes nacionales como cubiertas, baterías, conjunto de cables, alfombras, entre otros.

El primer modelo Fiat armado por Sevel fue el 147 en sus distintas versiones: Oggi, Pick Up y Panorama. En el año 1985, Sevel comienza a producir el modelo Uno y en los años siguientes las versiones Premio, Duna y Weekend. El armado nacional era combinado con la importación de vehículos sobre ruedas C.B.U que presentaban poca demanda y, por ende, no era económicamente viable el ensamblado de los mismos en el país.

Las inversiones realizadas en la planta de Camino Carrasco eran constantes e importantes. La de mayor envergadura fue la instalación de una planta de cataforesis para el tratamiento de la carrocería y Sevel fue pionera en el país en contar con dicha tecnología. El incremento de la superficie cubierta, la instalación de nuevos hornos de pintura, la implementación de una línea de montaje automática y la planta de ensamblado de motores fueron también inversiones necesarias para un mercado más exigente y en crecimiento.

La rebaja arancelaria producida en 1992 jaqueó a la industria automotriz uruguaya. El alto costo del valor agregado nacional, originado en un problema de escala, y la poca flexibilidad de la oferta no compitieron con la variedad de productos importados con calidad cada vez más mejorada y de bajo precio. Durante el año 1992 Sevel Uruguay se reconvirtió. Adaptó su planta para la exportación, aprovechando la falta de capacidad instalada en las plantas argentinas, y atendió el mercado interno con productos importados. De esta manera, Sevel ofreció al mercado el mejor producto Fiat disponible en cada momento, buscando satisfacer a un público cada vez más exigente, como consecuencia de la apertura de las importaciones. Se presentaron modelos de distintos orígenes, de Brasil primordialmente pero también de Argentina e Italia, acercando a los consumidores uruguayos vehículos que no estuvieran disponibles en los países vecinos.

En 1995, cuando los mercados externos adaptaron su capacidad de producción, el proyecto exportador fue perdiendo volumen, hecho que culminó con la venta de la planta industrial de Camino Carrasco en el año 1996 y a partir de lo cual se concentraron todos los esfuerzos en la mejor atención del mercado doméstico.

En el año 1999 Sevel Uruguay concentraba todas sus actividades en la zona de Capurro, en Convenio 820 y Rambla Baltasar Brum, en un predio de 18.000 metros cuadrados de superficie y más de 4500 metros cuadrados de área cubierta. Se importaban autos y utilitarios Fiat y camiones Iveco.

En el 2010 se inaugura un nuevo showroom comercial de Iveco en el predio de Convenio 820 y en el año 2011 se comienza a importar y comercializar las marcas de alta gama del Grupo Chrysler: Ram, Dodge, Chrysler y Jeep, además de la marca de accesorios y repuestos originales Mopar.

Siguiendo con la filosofía de atender las necesidades del mercado interno, brindar una mejor atención al cliente, aumentar la visibilidad de las marcas ante el público objetivo y tener una sede y showroom comercial acorde a la imagen de las mismas, Sevel inaugura en el año 2014 un nuevo local para lucir su línea de vehículos de mayor lujo y confort (Ram, Dodge, Chrysler y Jeep) en Gral. Paz y Coimbra. Siguiendo con este mismo propósito, en mayo de 2016 se traslada la sede y showroom comercial de Fiat a un local en Av. Italia 5575, barrio Punta Gorda, quedando el predio de Convenio exclusivamente para la marca Iveco y el sector de Postventa de Sevel.